Escudo de la Familia Bolívar

17 jul. 2011

Las Espadas del Libertador


Las Espadas de Bolívar, son símbolos de lucha y de libertad en tan ilustre pasado…

Espadas que con gallardía e intrepidez desenfundó el Libertador tantas veces, para que en el ayer, en el hoy y en el siempre bienaventurado futuro pudiésemos disfrutar de la soberanía, independencia y libertad ; pues como él señalaba…

En su famoso discurso de Angostura de 1819: ¿quién puede resistir al atractivo victorioso del goce pleno y absoluto de la soberanía, de la independencia, de la libertad? Y hoy decimos nosotros… benditas tus espadas que nos dieron soberanía, independencia y libertad , porque con ellas también vino la gloria, encontrando desde allí significados y significantes de su empleo en las batallas que iban acompañadas por las aspiraciones colectivas. En todo caso…

Es preciso hacer notar, que Simón Bolívar como hombre de armas, llegó a tener en uso durante su trayecto de servicio a la Independencia de los pueblos de América, algunas decenas de espadas como cualquier líder de la época, cuyo principal instrumento a su cinto era ese. De tal manera, que no utilizó una sola espada, sino varias, que obsequió a personalidades como símbolo de reconocimiento y compromiso en la lucha por la libertad y por enaltecer los valores patrios o las virtudes republicanas. Así tenemos que, obsequió a los generales Páez, Lara, Urdaneta entre otros, como reconocimiento; y se convirtió tal regalo en una joya apreciada por el sólo hecho de haber sido empuñada por el hombre que dejó a su paso insuperables triunfos y logros.

Es de hacer notar que, algunas espadas de Bolívar se perdieron en el tiempo por varias causas, entre ellas destacan las extraviadas o dañadas como resultado de duros combates. Otras debido a los olvidos o a las pérdidas en las largas marchas. Así mismo, se hallan como elemento causal, las robadas por ladrones. Afortunadamente, unas seis espadas certificadas reposan entre Colombia, Perú y la República Bolivariana de Venezuela, las cuales pueden ser exhibidas a las nuevas generaciones en procura de transmitirles el sentimiento nacional y la majestad que representan esas espadas ante la historia con las cuales el padre de la patria revolucionó a los países americanos. Así pues… según los pocos escritos de la época que se encuentran de las espadas más destacadas existen una espada que fue regalada en Lima, Perú, según el recuento del tomo 28, segunda parte de las memorias del General O´Leary. Es de hacer notar, que en la quinta de San Pedro Alejandro en Santa Martha, existe una réplica de la espada de Lima de 1825. Luego, dos espadas más aparecieron publicadas en El Papel Periódico Ilustrado de Bogotá, en 1883. Existe una cuarta espada que se encuentra en la Quinta de Bolívar en Bogotá, de donde fue sustraída en los años setenta por el comando guerrillero del M-19. Una quinta espada fue la que le regaló Bolívar al General Páez en 1826; y éste la entregó 40 años después al Arzobispo de Caracas para rendir homenaje al Libertador. Finalmente hay una sexta espada en la Quinta de los Libertadores en Perú, obsequiada por el presidente Petión de Haití. Sin embargo hoy, por efectos de tiempo comentaremos sólo de las más conocidas espadas de Bolívar algunas de las cuales reproducen momentos de amistad, hermandad, consideración, respeto, cooperación, solidaridad y heroísmo en tiempos de la gesta libertaria. Con ese orden de ideas…destaca…

La Espada de Haití, la cual simboliza el más digno ejemplo de cooperación y solidaridad entre los pueblos. Primero la recibió nuestro excelentísimo Francisco de Miranda de las manos de Alexander Petión; y después sería el Libertador Simón Bolívar quien la poseyera cuando Petión no sólo se la entregara, sino que al mismo tiempo lo ayudó. Al respecto…la historia da cuenta, de cómo el 12 de marzo de 1806, Alexander Petión colaboradorador del entonces presidente Jean Jacques Dessalines, hizo entrega a Miranda de la “Espada Libertadora de Haití”, símbolo de la Independencia y lucha por la liberación de ese pueblo enérgico, para que en su puño sirviera de estandarte e la Independencia que pretendía llevar desde Venezuela hasta el río de la Plata en Argentina. Al momento de recibir tan demostrativo objeto, Miranda la eleva hacia el cielo para dirigir a sus hombres palabras de efervescente patriotismo y aspiraciones de hermandad suramericana: “¡ Pueblo de Haití! Juro ser fiel y leal al pueblo libre de Suramérica, independiente de España, y servirle honrada y lealmente contra todos sus enemigos y opositores”. Sin embargo…

Lamentablemente el Generalísimo Francisco de Miranda, el gran almirante de la armada Venezolana fracasa en su intento libertador. Tal circunstancia lo obliga a volver hasta tierras del pueblo hermano, con el propósito de regresar “La Espada Libertadora de Haití” que le había entregado Alexander Petión. Entonces, habrían de pasar 10 años más para que otro héroe empuñara dicho símbolo de libertad. Ese héroe no es otro que…

…Simón Bolívar. Es preciso hacer notar, que esta espada se la dio Petión, presidente de Haití durante su estadía en ese país, mientras el Libertador hacía los preparativos para emprender la expedición libertador de Los Cayos. Petión se la obsequió con la condición de que Bolívar difundiera los derechos del hombre y otorgara la libertad de los esclavos, una vez regresara a Venezuela.

Las palabras exactas de Petión fueron las siguientes: “ Pido a usted, que cuando llegue a Venezuela, su primera orden sea la declaración de los derechos del hombre y la libertad de los esclavos”
… y para que pueda cumplir con esa misión le hace entrega del símbolo de la emancipación de Haití: es la “Espada Libertadora de Haití”, la misma que empuñó durante la guerra contra los franceses, la que utilizó Miranda en los dos fallidos intentos por liberar a su patria, y la que en 1807 le permitió instaurar una república que en el sur y oeste de Haití de la que fue nombrado presidente vitalicio…
Y en efecto en 1819 en el famoso Congreso de Angostura Bolívar introduce en su discurso un alto contenido social que involucra la solicitud de abolir la esclavitud y amplios derechos del hombre. La solicitud de abolición de la esclavitud no se dió en ese momento, pero se dieron los primeros pasos. Luego, el Libertador, le obsequiaría la Espada al General Venezolano jacinto Lara, por destacarse en las batallas de Junín y Ayacucho…

Esta Espada de Haití posee rasgos que según los documentos históricos del museo Limeño, son los siguientes: se trata de una espada – sable cuya hoja de acero tiene 84 CMS de largo y 3.5 cms de ancho, con algunas decoraciones en ambos lados. En su empuñadura de bronce aparece el escudo de la República de Haití, la cabeza de un león y otra cabeza más pequeña. El pomo está enchapado en carey. La vaina es de bronce con el escudo de Haití y otros motivos guerreros en alto relieve. Solamente en una de sus caras tiene dos armellas para sujetar con correas al cinto. Y si bien no posee joyas ni detalles ornamentales…

Es la “Espada de Haití” la que inmortalizará al libertador como insigne guerrero y lo acompañará durante nueve años de duro batallar: la que combatirá en la Guayana y en la célebre Angostura el la que se elevará en los recintos de los congresos en emotivos discursos, la que atravesará la temible cordillera blanca del Páramo de Pisba para liberar a Nueva Granada, la que vencerá en el Pantano de Vargas, la que destrozará en Boyacá al Ejercito Español para entrar victoriosa en Bogotá, la que peleará en Carabobo para lograr la independencia de Venezuela, la que triunfará en Bomboná para consolidar la liberación del Ecuador, la que hará historia en la célebre batalla de Junín que junto a la de Ayacucho lograrán la independencia del Perú; pero sobre todo, será la espada temible de Bolívar que pondrá de rodillas a la Corona Española y hará correr despavorido a los más aguerridos ejércitos.

Dicho esto, corresponde en éste momento…

…Trasladarnos a conocer La Espada de la Quinta de Bolívar en Bogotá. Ésta, se hizo famosa al ser sustraída del museo por el desaparecido grupo guerrillero de Colombia, M-19, en el año 1974. La historia de ésta espada es complicada, pues no hay registro que certifique que realmente perteneció al Libertador. Sin embargo, fue inventariada por el gobierno de Colombia en 1924. El gran misticismo y fama que creció alrededor de la espada se debe más al tiempo que estuvo desaparecida y a la incertidumbre de poderla recuperar, que a la certeza de su validez como espada de Bolívar. Em éste orden de ideas…

Siguiendo con la Espada de Bolívar que le fue obsequiada a Páez en 1827 como símbolo de reconciliación ante la intensión de Páez de separar a al Gran Colombia. En agradecimiento Páez hizo la siguiente proclama:
“¡La Espada redentora de los humanos! Pero ella en mis manos no será jamás sino la espada de Bolívar: su voluntad la dirigirá, mi brazo la llevará”.
“Antes pereceré cien veces, y mi sangre será perdida, que ésta espada salga de mi mano, ni atente jamás a derramar la sangre que hasta ahora ha libertado”.
“Conciudadanos: la espada de Bolívar está en mis manos; por vosotros y por él iré con ella a la eternidad”.
En febrero de 1842, Páez le pidió al Congreso en una declaración que se rindiera el homenaje respectivo al Libertador y se trasladaran sus restos a Venezuela y se erigiera un monumento en su honor. El General Páez comenta lo siguiente en su autobiografía…

… “El 30 de Abril del mismo año se decretaron honores públicos a la memoria de Bolívar y yo (Páez) tuve la gloria de haber presidido en aquellas ceremonias que reunían a la grave solemnidad de un duelo la majestuosa pompa de un triunfo. Finalmente en el año de 1866, he enviado al Arzobispo de Caracas, para que fuese colocada sobre la tumba del Libertador, la Espada que él me regaló en 1827. ¡La espada redentora de los humanos! ¡Preciosa reliquia que he tenido en mi poder por cuarenta años!.

Así pues, este punto resulta pertinente…
Hablar de las más famosas espadas del Libertador…La Espada del Perú, la cual recibió Bolívar como obsequio en Chuquisaca, de manos del Comisionado Coronel Salazar, el 24 de Noviembre de 1825, en honor a las victorias obtenidas en las Batallas de Junín y Ayacucho.
En esa oportunidad, la municipalidad Limeña, aprobó entregar la Espada a Antonio José de Sucre y otra a Simón Bolívar como muestra de eterna gratitud.
Cabe estacar, que la ejecución de esta tarea fue encargada al orfebre de reconocida fama artística Chungapoma. Es importante resaltar que ésta es la espada que muestra continuamente el ciudadano Presidente de la República, y es con su réplica con la que se juramentan a los oficiales generales y almirantes de las FAN…

…de manera específica, la Espada del Perú se caracteriza por poseer una vaina de oro macizo de 18 quilates. En sí, estamos hablando de una medida de una vara de 7” de largo. Su pomo está formado de oro, brillantes y diamantes. Es realmente una verdadera joya de orfebrería , donde rivalizan en destello y belleza 1374 piedrzs preciosas entre diamantes, rubíes y esmeraldas, con broches y mango de oro puro, incrustadas con toda maestría por orfebres y artistas del metal. No cabe duda pues, de la riqueza emblemática de la pieza, en la que sobresalen elegantes y variados dibujos.
En la parte inferior se puede observar una serpiente de 9” y ojos de rubí que la abrazan. La hoja de acero grabada al estilo de Damasco posee la siguiente inscripción; Simón Bolívar; unión y libertad, año de 1825, leyendose en el adverso lo siguiente: Libertado de Colombia y del Perú, Chungapoma mefecit en Lima. Cada una de estas leyendas se encuentran separadas por dibujos alegóricos que representan trofeos de armas, laureles, etc.
Adicionalmente se observa…

El pomo de la guarnición de la espada posee un bello busto de oro, el genio de la Libertad, coronado por un gorro frígio, relleno de brillantes y circundando por una corona de laureles compuesta de diamantes. En la parte inferior del mismo espacio, llámese cazoleta, resaltan las figuras de dos indios de oro en relieve , coronados cada uno por penachos de brillantes que adornan sus cabezas. Sosteniendo ambos el asta que lleva el gorro de la libertad. La empuñadura posee dos pirámides truncadas. En la pirámide superior se observa, una de sus caras, el escudo de armas del Perú, adicionalmente una orla de laureles. La pirámide inferior posee la siguiente dedicatoria: “El Perú a su Libertador” . De la parte contigua a su empuñadura, o sea el pomo, se desprende un dragón de oro con dos brillantes.
Ciertamente su valor económico es incalculable, pero históricamente y sentimentalmente es mucho mayor al representar el heroísmo desplegado en el Perú y por considerársele uno d los recursos históricos más notables que posee la América meridional. Pero este v Alor histórico quedó registrado ante los siguientes pronunciamientos tomados de los textos de las Memorias del General O´Leary…

“Por estos días llegó de Lima el Coronel Salazar, enviado por el consejo de gobierno a presentar al Libertador y al General Sucre las Magníficas espadas y los uniformes con que la municipalidad de aquella ciudad los obsequiaba en señal de su amor y gratitud; espléndido regalo que esa corporación llamaba “pequeña demostración”. Como curiosa muestra de la munificencia de la opulenta Ciudad de Los Reyes”. Se copia aquí la descripción de las espadas y uniformes y sus costo, conforme a la “razón” que tengo a la vista; así como la contestación que dio el Libertador a la municipalidad.
“Una espada de roro de largo de una vara y siete pulgadas, guarnecida e brillantes, marcada con las letras S.B. tres brillantes grandes y cuarenta y dos superpuestos, entre los cuales va un brillante grande. Un cinturón bordado de oro en paño grana con ocho hebillas de oro. Va en una caja de madera nueva, forrada en seda con su respectivo almohadón (…) .
Lima 3 de Octubre de 1825
Y en virtud de lo antedicho, el Libertador Simón Bolívar no tardó en responder, diciendo…

Contestaciónn del Libertador a la municipalidad
“El Coronel Salazar me ha presentad la hermosa espada de la M.L. municipalidad de Lima ha tenido ha tenido la bondad de ofrecerme , después de haber dado tantas otras pruebas de sus sentimientos generosos y del pecio que pone a los esfuerzos que se hacen por la libertad y por la restauración de los derechos de los pueblos.”
“Ésta espada, Illmo Señor, será el gaje más seguro de mi consagración a la defensa del Perú en todas las épocas que la república quiera acepta mis servicios. Ésta espada me dirá siempre que la ciudad de Lima es digna de ser la capital de la Nación más agradecida del Universo”.
“S.E. El Mariscal Sucre recibió de mi mano el día de Ayacucho la espada de US. I. Tuvo a bien destinarle como un premio de aquella victoria. El General vencedor ha recibido esta demostración con una efusión de gratitud que nada puede expresar, y entre sus mejores amigos nadie puede llevarnos el paso. Esta protesta la hacemos con toda la sinceridad que debemos a la US.I. y al pueblo peruano”.
Tengo la honra de ofrecer a US.I. los sentimientos de mi consideración y respeto.
Bolívar”

No queda duda entonces, que la espada del Perú fue un símbolo más de nuestra libertad.

En todo caso…no es posible de hablar de espadas libertadoras en esta localidad, en esta plaza, sin hacer un justo y reconocido homenaje a la espada de una de las más insignes representantes de la mujer venezolana, de la mujer falconiana, como lo es…”Josefa Camejo”…
Heroína, orgullo de estas tierras que en 1821, al frente de 300 esclavos que trabajaban en su hato de Paraguaná, propició una rebelión contra las fuerzas realistas de la Provincia de Coro; que si bien es ése momento fueron derrotadas, dicha rebelión sirvió de preámbulo para que el 3 de mayo del mismo año, con un grupo de quince hombres, ésta mujer se presentase en Baraived, lugar donde descansaba el jefe realista Chepito González, a quien enfrentó y derrotó. Posteriormente se dirige junto con otros patriotas a Pueblo Nuevo, donde es puesto preso el gobernador, nombrándose a un gobernador civil republicano: Mariano Arcaya…ese mismo día Josefa Camejo leyó en Pueblo Nuevo el manifiesto que declaraba libre a la Provincia de Coro y en el que juraba fidelidad a la república.

No quiero finalizar sin pedirles que… no olvidemos que ahora nos corresponde a nosotros empuñar la espada de la Libertad pero de otra manera…
Con la batalla de las ideas, defendiendo por siempre a nuestra patria…

Capitán de Fragata
Raymundo Palmero Acevedo.
Se ha producido un error en este gadget.

¿Crée usted que deba fomentarse el estudio profundo del Ideario del Libertador en las Universidades Falconianas?